El himen o virginidad: mitos, verdades y otras cuestiones. (Parte 1)

Posted by on Feb 4, 2016 in Mitos y verdades

El himen

El himen o virginidad , para muchas mujeres es un aspecto fundamental de la vida social, en los pueblos cristianos y en otras religiones hacen mucho énfasis en un simple detalle anatómico, el himen.

El himen o virginidad

En el ámbito de lo sexual, la virginidad se aplica a la persona que no ha tenido experiencias sexuales

El himen es una débil membrana de unos milímetros de espesor, situado entre la vulva y la vagina. Generalmente presenta una forma de media luna y en pliegues, con dirección hacia delante.

La palabra himen deriva de la voz griega Hymén que quiere decir precisamente membrana. Himeología es la parte de la anatomía que estudia las membranas.

El himen presenta dimensiones y formas variables, hay hímenes en forma de anillo, otros con doble abertura y otros criboformes (el cribiformismo es cuando la membrana se encuentra perforada por numerosos anillos tomando la forma de una criba, es decir como una rejilla), con numerosas perforaciones, es como una marca individual y no existen dos membranas con la misma abertura.

Al hacerse el primer contacto sexual, ésta se desgarra, por lo menos en dos partes, en la posterior y hacia la izquierda o hacia la derecha.

Según creencias populares aseguran que el espesor del himen no supera al de un papel, pero es totalmente falso. Esta ignorancia, común aún en cultas esferas sociales, suele ser muy peligrosa para la mujer, quién en muchas oportunidades presenta dolorosos desgarros.

También es común observar membranas con mucha flexibilidad y flacidez a las que las relaciones sexuales no les causan el menor daño y hasta hay mujeres que pueden dar a luz sin que haya ruptura, aunque sean estos casos pocos comunes.

Entre las formas o particularidades más comunes son las siguientes:

– Circular: es de formación variable, es decir, puede ser lateral, superior, inferior o central; de orificio redondo.

– Anular: su orificio es de tamaño variable, está situado concéntricamente en todas sus dimensiones y es de forma oval.

– Semilunar: éste fija sus bordes en las paredes laterales e inferiores, siendo vertical la mayor longitud de la abertura, adoptando la forma de media luna.

– Falciforme: este tiene forma de herradura, donde la curvatura está situada en la parte inferior, muchas veces teniendo parecido con la forma anular.

Las más comunes son las formas circular y anular.

Las que se nombran a continuación, a pesar de que de que también se encuentran frecuentemente s se consideran extrañas:

– Fimbriatus: son las que tienen un orificio estrellado, algunas veces con bordes lisos y otros dentados y de implantación excéntrica.

– Bilabiado: estas poseen una abertura que son de dirección vertical, dividiendo la membrana en dos mitades que son desiguales.

– Columnatus: tiene dos aberturas verticales, siendo la porción central o tabique divisor de mayor fuerza que el resto de la membrana, ésta resulta de una prolongación de la nervadura central de la columna rugosa posterior.

El columnatus tiene una subdivisión que es el Septus, que es otra variedad que posee forma de puente cuyas aberturas son en forma horizontal, como si los orificios fueran independientes.

– El microperforado: es aquel que presenta un orificio central de dimensiones muy pequeñas y de forma irregular y variable.

En la actualidad la mujer, es vista con más superioridad ya que su inteligencia y su impulso por hacer las cosas, la sitúan en planos mucho más importantes; adicionalmente en los países más adelantados la importancia del himen es casi nula y llegará el día en que ese endeble detalle anatómico no significará nada.