La heroína: el polvo blanco y no precisamente para súper héroes

Posted by on Abr 1, 2016 in adicciones

La heroína: el polvo blanco y no precisamente para súper héroes

La heroína

La heroína es una droga que su origen nace de la morfina, que a su vez esta deriva del opio que se origina de una planta que lleva por nombre Papaver Somniferum.

La heroína es una droga que fue esquematizada aproximadamente en el año 1874, con la finalidad de buscar un medicamento con la eficacia analgésica de la morfina, pero que no tuviera la tendencia a la adicción, pero al poco tiempo se comprobó el lamentable hecho que su riesgo y sus consecuencias negativas eran muchísimo mayores a la de la misma morfina, trayendo como consecuencia la suspensión de su uso médico.

La heroína la mayoría de la veces sus presentaciones son en polvo blanco, pero puede variar de color y textura dependiendo del proceso de su producción.

La heroína al ser combinada con otros productos suele ser la autora de gran parte de los problemas médicos ocasionados por su consumo.

La heroína tiene un gran parecido con la cocaína en la que ambas pueden fumarse, inyectarse o inhalarse por la nariz.

La heroína

La inyectadora es usada por las personas adictas a la heroína.

La heroína tiene efectos más rápido al cerebro en forma fumada e inyectada, pero muchos jóvenes cuando comienzan en el mundo de las drogas lo hacen fumándola o inhalándola por la nariz.

La heroína

La Heroína fumada tiene efectos inmediatos en el organismo

Los jóvenes que consumen droga, siempre piensan que tienen el control de consumo de esta droga, cosa que es totalmente falso, ya que mientras pasa el tiempo y el consumo es habitual, el organismo se comienza acostumbrar haciendo que su evidencia sea menos apreciable, lo que ocasiona que los jóvenes para obtener sensaciones más profundas e intensas comiencen a probarla en forma inyectada.

El organismo humano está constituido por un sistema llamado opioide que es aquel que está encargado de regular los procesos físicos y psíquicos como lo son el placer, la satisfacción, las funciones respiratorias, las funciones cardiovasculares y el control del dolor, cuando se consume la heroína produce la activación de este sistema produciendo cambios en el cerebro que incitan al consumo habitual de ésta droga.

Cuando se activa el sistema opioide por medio de la heroína, este comienza a trabajar en forma antinatural, es decir, en pocas palabras la heroína actúa en el sistema opioide como una imitación.

Los primeros efectos de la heroína en el organismo son:

– Fogosidad en la piel.
– Sensación de sequedad en la boca.
– Sensación de pesadez en las extremidades del cuerpo.
– Apariciones de náuseas.
– Aparición de vómitos.
– Picor.
– Aparición de somnolencia por horas.
– Confusiones mentales.
– Alteraciones cardíacas y respiratorias.
– Muerte.

Cuando el organismo se acostumbra al consumo de heroína, y se comienza a suprimir su consumo se produce la aparición de del síndrome de abstinencia que se conoce con el nombre de mono, que son una serie de indicaciones y síntomas entre los cuales se pudieran mencionar:

– Ansiedad.
– Agresividad.
– Dilataciones pupilares.
– Casos de lagrimeo.
– Exuberante sudoración.
– Diarrea.
– Nauseas.
– Vómitos.
– Y muchos otros más síntomas.

La mayoría de personas que son consumidores de heroína, pierden totalmente el interés de estar rodeado por su familia, amigos y allegados ya que solamente están enfocados en una sola cosa el consumo de ésta droga, de la misma manera pierden responsabilidad con ellos y con los demás, no cumplen con su vida de estudio y muchísimo menos la profesional, es decir se incomunican y se restringen todo contacto con el medio en donde viven.